viernes, 29 de mayo de 2015

El nacimiento del río Espejillos. Bolivia.

Nacimiento de río Espjillos. Bolibia 2015

El nacimiento de un río
Quizá uno de los fenómenos naturales más sorprendentes es ver el nacimiento del día, sentir como la luz del sol desplaza a las tinieblas y como los rayos luminosos visten el mundo de colores...

Después de la “avenida de la luz” viene la emoción de todo ser nacido, el instante de salir al mundo y mostrarse, “darse a la luz”. Este tema lo he trabajado en varias ocasiones, la obra que lo trata de manera más directa es “La ventana del asombro”. Es una de la esculturas que contempla el instante de nacer y a la vez salir al encuentro del destino.

Nacimiento de río Espjillos. Bolibia 2015


Durante años tuve muy cerca de casa el nacimiento del río Urederra, está no más de 30 kilómetros de Estella y en primavera es un espectáculo extraordinario. El lugar donde brota el agua es un marco vigoroso: la fuente sobrepasa todo lo esperado y forma un caudal con la voz profunda de un ser poderoso. El agua ha modelado la montaña y ha cortado el valle, grano a grano lo ha depositado en la cuenca del Ebro y este lo ha llevado hasta el delta. Sí hasta San Carles de la Rápita han llegado las rocas molidas de los montes de Urbasa... El agua actúa como un martillo gigantesco que desprende rocas de gran tamaño y las disuelve como azúcar en la lengua. Cuando encontré el orígen del río Espejillos me acordé de aquellas barrancas abiertas por el agua y me sentí cerca de casa. También sus aguas se hacían murmullos, risas, rumores , aullidos y gritos que se precipitaban entre rocas. Para comulgar con ellas dejé un susurro entre las grietas de aquella garganta de piedra. Nada más pude hacer ante el escenario que presentaba el mundo, solo entender que aquello era una réplica diminuta de mi propio nacimiento.

Nacimiento de río Espjillos. Bolibia 2015

El nacimiento de un río es análogo al de los colores de la aurora cuando estos se abren en el horizonte. Si el agua emerge del suelo, de la roca o de la ladera de la montaña, es un flujo incesante que fertiliza la tierra y también se abre al azar. El río es genésico y presenta todos los estadios de la vida: desde el vigor, la frescura, la pureza y el arrojo de la juventud, hasta la calma y el arrastre de vivencias buenas y dolorosas que acompañan a la vejez: al final muere confundido en el mar y queda dispuesto para empezar de nuevo.

Nacimiento de río Espjillos. Bolibia 2015

El espejillos se precipita en una cascada elegante, ordenada y bella. Su cauce se ha hecho con gotas de lluvia que desprenden las laderas, Con los dedos de agua y abrasivos de arena modela con esmero de escultor los salientes de la roca. Con las dinámicas propias de las pendientes hace torbellinos con el agua y con ellos se forman pozas delicadas, toboganes rápidos, formas caprichosas que hacen del caudal una fuente de energía creativa sin comparación. Pongo unos ejemplos ordenados para abreviar el desarrollo de la explicación y a su vez incido en la comprensión de la realidad estética.

  • El río es un "ente vivo" formado por moléculas de agua (H2O), que se agrupan por gravedad y atracción física.
  • En su caída deshace la roca, la percute como un tambor, purifica los desechos y los recicla.
  • Con su paso arranca trozos de la montaña, los disuelve y los lleva al valle. Hace de aquella tierra una marimba, la vibración de la cual hace posible la vida.
  • Modela las rocas del lecho del río proporcionando formas ajustadas a sus movimientos.
  • En su avatar, crea reservas de agua para que la vida sea posible.
  • Construye las vertientes de la montaña para hacer mas fácil su tránsito, agruparse como cuerpo vivo y definir el rostro del río y el perfil de la montaña.
  • Proporcionar humedad para que todo el valle sea un muestrario de vida esplendorosa.
  • Llegar al final calmado y confundirse en el mar. Después, ya sin nombre, volver a ser moléculas de vapor que suben amables,  ligeras o en trombas violentas.
  • Ya en estado de "semillas celestes", estas se enfrían, se agrupan y se precipitan para formar después parte de otro río…




Decía en el relato de Fénix o la ciudad del sol sobre el tema:

Ció es tierra germinal que ha nacido y se ha hecho viento cálido; después de cantar las antífonas se ha desvanecido entre aromas de mirto. Es en el sueño que me cautiva, me seduce con los pistilos que anidan en el gineceo de la futura hembra, la de los senos pletóricos de leche y calor de madre. Con su poder regenerador nos alimenta a todos y nos da un hogar póstumo. Nuestra deuda para con ella es ilimitada, sólo la muerte paga el monto debido.

El nuevo día trae resplandores que llenan la mente de preguntas y esperanzas; la luz reverberarte nos habla a los ojos… Como siempre ha sido, la concepción del nuevo día la que nace en el hilo del horizonte, los colores que le preceden son llamaradas de fuego, las nubes enrojecen como carne de sandía, las semillas germinan al calor de la tierra. Entretanto, yo, el demiurgo, contemplo el horizonte y escucho las antífonas que me trae el viento. Los cantos de los engendrados hacen un coro incesante, la hierba crece, las yemas florecen, los colores del sol tiñen el paisaje. El misterio de la vida ya es presente, se ha revelado porque es posible…

!se ha revelado!

¡se ha revelado!

Nacimiento de río Espjillos. Bolibia 2015

Nacimiento de río Espjillos. Bolibia 2015

También el río emerge de la tinieblas del inframundo y sale a la luz, se hace torrente en la montaña, laguna en el valle y verde en las riberas, pero el momento de nacer es un canto de alegría. Lo mismo pasa con una bestia, un pájaro, una planta, o el argumento de un relato…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada