viernes, 19 de diciembre de 2014

El arma homicida. Testamento de Caín el Hermoso


Bajo la cobija, entre el dulce balanceo y las canciones de cuna, otorgo el arma homicida.
Testamento de Caín el Hermoso

¡Queridos! os dejo el arma homicida disuelta en la mente, entre los pliegues del agua, las que riegan el momento de nacer.

La memoria de las causas queda impresa en el sueño, en la memoria líquida, en la materia soluble del tiempo. Sin propósito y, sin poder evitarlo, buscaréis los efectos causales en la vida del enemigo. Cada una de las etapas que experimentéis quedará allí mordida, agazapada, fundida en el agua del nacimiento. En sus reflejos quedará la mueca jocosa, un guiño grotesco que siempre esperará la absolución del tiempo.

Al final de vuestros días encontraréis el momento de la reconciliación... seréis como libros de piedra después del mal causado.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

El camino de la mano izquierda


El camino de la mano izquierda
Testamento de Caín el Hermoso

A los políticos meritorios, a los que ríen la comedia que termina en ellos mismos: hoy le dejo los símbolos para que los destrocen en una fiesta. Los plazos no irán más allá de lo que dura su espectáculo y tras ellos las ideas quedarán borrosas y la tierra se tornará yerma... Algunos llevarán el grial para venderlo en el rastro, otros dejarán en la boca de los niños los rescoldos de una quimera interminable. La promesas serán nobles pero cuando vean que el poder se les escapa de las manos una tormenta de crueldad saldrá por sus ojos y todo lo que han propuesto se invertirá en un réquiem sin piedad.


Sus manos son juramentos que cabriolean sin orden, son los eternos candidatos del edén perdido: el camino de la mano izquierda que sólo pesca en el desorden. En algunos casos son caciques sin corbata q rastrean las palabras para opositar a meritorios puestos: dignos neófitos que ensayan todas las caras para colarse y probar suerte. A la desesperada prometen hacer real todo lo que han soñado, hasta afirman que abrirán las arcas de la abundancia para repartir las riquezas entre los que les boten: ¡así lo afirman, con toda la impudicia… !

lunes, 15 de diciembre de 2014

Concedo el palco a los dignos. Testamento de Caín


Concedo el palco a los dignos
Testamento de Caín el Hermoso

En el palenque de los dignos sitúo a mis elegidos: son los que practican el camino de la mano derecha, los que llevan los gemelos con diamantes. Son como trocitos de fantasía en la que se puede contemplar la historia de la esclavitud en cada una de sus caras. Mirad como visten: sus trajes usan las más ricas telas y se combinan creando enlaces rigurosos. La fibras de piña, sedas, lanas y algodones se engarzan en diseños solemnes. Van engalanados como emperadores y exponen el rostro imitando los bustos de mármol. Su dicción es casi beatífica: los señores de remoto apellido no tienen otra cosa que hacer que representar el cargo y saber mantenerlo.
Para ellos es mi patrimonio más sentido…

domingo, 14 de diciembre de 2014

El tirador de élite. Testamento de Caín


El tirador de élite
Testamento de Caín el Hermoso.

Con una leve brisa se acentúa su mano y casi sin memoria queda atrapado: ¡es cuando emerge mi voluntad!
Un viernes, día 22 de julio de 2011, 500 noruegos sintieron mi voz como un aullido inaudible. Fue el día de la matanza en la isla de Utoya. Anders Behring Breivik fue mi brazo derecho y el requiebro de mi mente: él fue el mayor asesino en solitario en tiempos de paz. Él sólo arrancó la vida a 69 personas y 8 más en Oslo.
A partir de entonces está recluido en prisión y no muestra indicios de arrepentimiento: ¡su corazón esta incapacitado para amar!
Igual que se analizan los motivos del tirador de Newtown; también se investigan los de Breivik. Él insiste que estaba cuerdo cuando disparaba; tenía que descargar su ira, mostrar su desacuerdo con la política de inmigración: todos son argumentos de mi testamento. El tribunal juzgó que tenía razón, Breivik estaba cuerdo, sólo que sometido a mi mandato…

viernes, 12 de diciembre de 2014

Testamento de Caín el Hermoso


Testamento de Caín el Hermoso

La energía del mal oculta su voluntad sin albaceas y demora la acción del tiempo entre millones de gestos cotidianos.

jueves, 11 de diciembre de 2014

En un acto de locura faculto el flujo genital. Testamento de Caín


En un acto de locura faculto el flujo genital
Testamento de Caín el Hermoso

En el corazón de África corre el líquido germinal entre las mentes de las niñas cautivas. Un grupo de salvadores, brazos directos de Caín, muyahidines que se hacen llamar custodios de la cultura, las han raptado y las han hecho madres en una noche. Algunas las han vendido como esclavas del sexo, otras las tienen como amantes de la tropa, algunas las han entregado como esposas para los dirigentes de Boko Haram (que quiere decir: “la educación no islámica es pecado”). Estos hombres que aparecen como invencibles, que retan a los ejércitos más poderosos y queman vivos a los cristianos, filman sus fechorías con móviles de ultima generación y las publican en YouTube como si se tratara de una fiesta de liberación. Esa es la estrategia del terror, el arma mortífera de Caín, la que deja amordazada la boca y el pensamiento.
El mal no termina ahí: qué harán los niños de esas madres violentadas, de esas milicianas forzadas… Qué harán ellas cuando sus “salvadores” estén dormidos.
Les dejo el machete bajo la cobija, lo guardarán allí entre el dulce balanceo y las canciones de cuna. Tomarán como única verdad el día de la venganza y el arma homicida será su cómplice. Quizá se vuelvan locas y algún día seccionen las cabezas de sus violadores y después la de propios hijos...

martes, 9 de diciembre de 2014

En democracia, otorgo la esclavitud. Testamento de Caín


En democracia, otorgo la esclavitud
Testamento de Caín el Hermoso

Procuro el exilio y otorgo la esclavitud a los jóvenes, sanos, guapos, inteligentes, divertidos, optimistas y fuertes. Les dejo el desarraigo y el sentimiento de pérdida, los alejo de su tierra natal como hicieron conmigo. Cuando se piensen integrados en otros pueblos percibirán que los ven como diferentes, sospechosos, emigrantes. Esos son los quillos, sudacas, charnegos, maquetos, negros, gitanos, rumanos y otros residuos de todas las tribus del mundo… Son jóvenes cargados de ilusión, amantes de las ideas justas, las acciones honestas, las opiniones ponderadas, los gestos solidarios y además tienen las manos limpias. Por todo ello les confundo los objetivos, las actitudes, los sueños y los dejo abandonados en la desesperación de no saber quienes son, temerosos y sometidos al brillo de una profecía nueva.

Todos huirán hacia el norte: les concedo la estrella polar, la que les guiará hacia las grutas frías donde serán atraídos por los pozos de las vanidades. Son las tierras donde pongo paraísos fiscales justo al lado donde viven los poderosos, donde los cortabolsas pueden poner a salvo en un segundo lo que han saqueado. Junto a esos insaciables engreídos, pegadito a los acólitos que los protegen, sitúo la quimera de las leyes.

Pero los errantes también son mis hijos y un día se levantarán encendidos en cólera y tomarán la justicia a grandes sorbos… Los políticos y arrogantes, los que dicen hablar en su nombre, serán degollados en una fiesta sin precedentes. Sus cuerpos quedaran trabados en las bocas de las pozas sépticas y sus cabezas caerán hasta quedar flotando en los lodos: residuos de sus hermosísimas bacanales…

A aquellos que se han colmado con los sueños de sus padres y abuelos, a los que han tomado el éxodo como solución, los que sufren el abandono de la patria para salvar su memoria: les concedo la identidad olvidada. Desde ahora no sabrán quienes son. Buscarán palabras firmes entre cantinelas y letanías, rastrearan las voces de los elegidos y tomaran los verbos de los "postulantes de fantasías naturales". Intentarán integrarse haciendo de barricada a los que se hacen llamar “nuestros”, se acoplarán a ellos como camaleones, pero al mínimo gesto equivocado serán desenmascarados, delatados y esclavizados: ¡nunca serán vistos como iguales…!

Algunos han hecho la travesía más mortífera de todos los tiempos: ¡nadie sabe contar los caídos! Los que llegaron a su destino han quedado como almas errantes: son los “sin papeles”, los que jadean el trasiego de los danzantes y se entregan voluntariosos para abrir la caja de los milagros. En ellos deposita occidente las esperanzas: ahora son trabajadores furtivos, obreros baratos, esclavos libres dispuestos a todo. Algunos fueron a la universidad, ahora son campesinos y ganaderos. Se dedican a cultivar las flores del Maresme, las frutas de Lleida, las aceitunas de Jaen y Córdona, las fresas de Huelva, la uvas de la Rioja, las cerezas del Jerte y las naranjas valencianas... Son entregados en lo que hacen y ríen los avatares como vendedores ambulantes.

Son niños grandes que añoran lo que han perdido…

lunes, 8 de diciembre de 2014

Mis milicias. Testamento de Caín el Hermoso.


Mis milicias

En abril de 1994 África se decantó placentera en mis ejércitos: las milicias de la ignominia se reunieron en la iglesia y el estadio de Kibuye. Varios miles fueron eliminados en el templo sin resistencia alguna. En tres meses murieron más de 250.000 personas y el conflicto se extendió por toda Ruanda, quedó implicada Uganda, R. Del Congo, Tanzania… Como una libertina insaciable se entregó a los fastos de la pasión, danzaban en un espasmo terminal y en aquel ritual de muerte, las víctimas asustadas se ofrecían como corderos: en lugares cerrados y arrinconados ofrecían el cuello sin resistencia.
Los alegatos de aquella masacre fueron creados en tiempos remotos, aumentados en despachos europeos, aireados por transistores, crecidos en el murmullo de la calle y depurado en el carnet de identidad. No había diferencias raciales, religiosas, lingüísticas, nada: sólo se recordaba las diferencias de clase entre los Hutus y los Tutsis.
Se magnificaron los pretextos de los tiranos, se avivó el odio tribal, el matiz en la piel, el rango social y “el derecho a ser los hijos predilectos de Dios”. Sus armas más mortíferas se afilaron en tres meses: los machetes de Bagosora, de los oficiales Aloys Ntabakuze y Anatol Nsengiyumva y muchos más realizaron en poco tiempo el genocidio más despiadado de los últimos años en África.
Durante unos meses se pudo ver por TV, casi en directo, las masacres de Ruanda… Los noticiarios de occidente mostraban los cadáveres en las cunetas, cruzados en los caminos y descompuestos entre la hierba. En otras: como un ligero alambre de espinos y en ocasiones una simple cinta de plástico, separaba a los reporteros del primer mundo, de los refugiados del inframundo. Unos cargados de material fotográfico y tarjetas de crédito, otros resignados a morir degollados…

domingo, 7 de diciembre de 2014

Otorgo sabor de derrota y avidez de venganza. Caín el Hermoso


Otorgo sabor de derrota y avidez de venganza
Testamento de Cain el Hermoso.

Con su voz de barítono todo queda dislocado, su acento es temido, su dicción abominable y entre sus labios transpira el temor de los que rezan con los pies atados. Algunos deambulan en el corredor de las naranjas y caminan divertidos, dando saltitos como gorriones.

En ellos confío: también esperan el día de la torna...

Ahora son convocados por las redes sociales y una columna de milicianos de occidente se ha formado para ejercer mi mandato. Disfrazados de sabios se apoderan de los desiertos: son el segundo ejercito de los Diez mil. Anábasis de los muyahidines: pronto huestes derrotadas, relatos de Jenofonte.

Su barbarie ha dejado paralizados los ojos del mundo. Con sus festejos de sangre ahora se avivan todas las tribus que esperan la profecía.

¡Ya llegaron las navajas afiladas por hábiles barberos!

En los inmensos arenales de Irak se desenfundan los aceros y sin argumentos “ejecutan las palabras”. El cuerpo se balancea en el aire y el alfiler entra en la carótida, la siega una y otra vez. La voz de Caín vuelve a repicar detrás de una capucha negra: sermón de la ira que corta el aliento en seco...

1ª nota de descarga.
En el mismo sitio, en la caja de los misterios, conviven la víctima y el verdugo, el bien y el mal, nuestro cuerpo y vuestra voluntad. Espacio donde se manifiesta todo y el juicio de los hombres queda prendido en la memoria mineral: allí transpira el señuelo de la realidad de los sueños.

sábado, 6 de diciembre de 2014

Os dejo sin papeles. Testamento de Caín el Hermoso


Os dejo sin papeles.
Testamento de Caín el Hermoso

Los sin papeles pasaron las canículas del Sahel, atravesaron barreras de espinos y campos minados y navegaron por el río Estigia en el cayuco de la tragedia. Todos llevaban tres mil euros bajo la lengua para pagar al “coyote” que los guiaba a la tumba. Descendieron a la condición de cadáveres y volvieron a la vida como Eneas: ahora duermen hacinados en un sótano y venden copias de DVD. Igual que Orfeo regresó del Hades dos veces, algunos han hecho la travesía por tierra y por mar también dos veces: ahora dicen que son felices en la nueva vida. Los paisajes de su niñez se borraron en el Sahara. El camino fue un lecho de arena que devoraba las huellas, enloquecía de sed y evaporaba el pensamiento.
Conozco el camino y la tierra de fuego: hice la travesía estigmatizado y huido. Para ellos tengo seis hermosos cuchillos del Brasil afilados como los machetes de Ruanda... Como hijos de Caín ellos tuvieron su bacanal de sangre y con uno sólo dejaron el corazón frío a miles de almas...

jueves, 4 de diciembre de 2014

Entre los días oscuros concedo la facultad del olvido. Testamento de Caín el Hermoso


Entre los días oscuros concedo la facultad del olvido

A los derrotados les quito el deseo al honor, la gloria, la memoria y las tumbas. Les canto en la cuna el murmullo de los complacidos y con un suave balanceo les calmo los ánimos y el tono de los lamentos. Con besos de madre les inactivo la rebeldía, les doy la mansedumbre de los corderos, besos calmados para que practiquen la humildad y sean dóciles…

Los sumisos son adictos a la norma, cómodos ante los riesgos, retraídos en los conflictos. Los sumisos son hijos de Abel. En ellos se macera y fermenta la peor de las pandemias, su calma excita a los codiciosos, adormece los sentidos y gestiona la cobardía.

Entre los días oscuros a ellos les concedo la facultad del olvido: así serán siempre tierra en la tierra, descuidos de camposanto.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Lego lo días de decadencia. Testamento de Caín el Hermoso


Lego lo días de decadencia.
Testamento de Caín el Hermoso
Pienso mientras sobrevuelo el libro de los libros y entre los días cálidos de otoño deposito el regocijo de la fiesta. Observo los rosales florecidos en otoño y me dejo llevar por los días de hastío. Prometo no cumplir lo prometido y afirmo que bajo mi gobierno volverá el amor cálido a los hogares, se gozará el ardor del sol y se agradecerán sus alimentos como un regalo a la vida. Ante la tregua de los recolectores de nabos, de los niños alineados entre los semilleros de azafrán y los valles cubiertos de cerezos engalanados: ¡me sublevo! Me golpeo las sienes y me recargo de furor incontenible.

Recapacito al instante y exclamo... ¡Qué espanto aceptar esta cláusula del testamento!
Mis manos no son juguete de la bondad, son garras para rasgar el aire, no para tocar violines... Un mundo así sería la parálisis de los tiempos, el triunfo de las adormideras, el poder espiritual que se apoya en la nada.
Pensad en mi para despertar la noche de los deseos incumplidos, para dejarse ir en el desvarío y romper el cielo con un aullido... Aquí os dejo la promesa que jamás cumpliré. Cuando estéis sumidos en las siestas placenteras pensad en mi y haced correr los fluidos sin contemplaciones…
Temed al aburrimiento más que a la muerte, huid más de la rutina que de las llamas, corred con más pánico en los ojos que el que emite el “grito del mundo...”

De mis días de gloria nacerá un amargo estado en decadencia: es para vosotros. Nuevos profetas se presentaran con la luz que yo inspiro y no todos sabrán hacer malabares con las palabras, ni tendrán el don de la oportunidad, ni el contexto será germinal. Algunos sabrán protegerse en “burladeros colectivos”, otros prepararán las tierras para plantar cizaña. Los dolidos son siempre multitudes resignadas. Las euforias sociales conllevan los días de llanto, los que esperan la Epifanía de la luz encontraran el aroma de los albañales.
Para otros serán tiempos de fortuna, se harán propietarios del baldío, presidentes de los tanatorios, algunas llegaran a ser bellezas de vertederos clandestinos. Una sola palabra en estas almas diminutas y temblarán emocionados con el corazón florecido.
Una vez comenzada la travesía no habrá marcha atrás, muchos serán los arrojados del paraíso, con su cuerpo llenarán las fosas, harán correrías nocturnas en la huida o colas interminables en los comedores de caridad. Cuando pase el tiempo se sonrojarán de su destino, se lamentarán y continuarán la interminable letanía de los resentidos…

lunes, 1 de diciembre de 2014

Si perdéis la memoria pensad en mi. Testamento de Caín el Hermoso.


Si perdéis la memoria pensad en mi
Testamento de Caín el Hermoso.

Si se borra vuestro pasado en un instante de ira pensad en mi, si os atenaza el miedo pensad en mi, si no halláis el amor pensad en mi, si perdéis la esperanza pensad en mi: por vosotros agitaré los sentimientos hasta enloquecer. Si dudáis del mensajero y perdéis el favor de su consejo pensad en mi: ofrezco soluciones terminales… En sueños, despiertos, ebrios y serenos pensad en mi ya que a todos os dejaré con el espíritu enlutado, la esperanza rota y los huesos mondos.
Sois criaturas desamparadas ahítos de sueños, durante generaciones esperáis ciegos el advenimiento de una nueva era: ¡buscáis la Icaria perdida! Yo hago que equivoquéis los signos, los medios, los objetivos, los líderes y los enemigos. Ordeno que entréis en combate, dejéis la tierra del color de las amapolas, celebréis la victoria y en muy poco tiempo, otra vez tengáis todo confundido. Vuestras razones son mías y se perderán entre las leyes del olvido y entre las promesas incumplidas: sabed que todo cede ante la tozudez de la realidad.
Sabed también que mis manos son salvíficas y extenderán las almas sobre la tierra como estiércol nutricio. Son diligentes, abrasan los bosques y harán que los suelos se vuelvan fértiles y los pastos infinitos: después de mi destructora creación, de mi acción poética, ¡todo debe empezar con resplandores nuevos!
En los tiempos extraños se iniciará el gobierno de los mansos, aquellos que articulan la política sobre el cómputo de los sueños, los que ven al hombre como un golem sin palabras. Llegará el día que tomaran el poder los que no tuvieron voz, ni opiniones, ni deseos, ni proyectos: será el reino de “los inmortales”.
En el mío no caven los campos verdes, los frutales rebosantes y los versos amables. La paz de los labriegos dóciles es siempre mi decadencia. Con los sumisos vendrán los tiempos calmados del paraíso, donde los perros hacen el amor con las damas que leen a Luis Antonio de Villena:

“ Pero la luz del alba rompe sueños
recorriendo el burdel que nos ampara”...

domingo, 30 de noviembre de 2014

Testamento de Caín. Confío el “mandamiento” sin verbo…


Confío el “mandamiento” sin verbo…
Testamento de Caín el Hermoso.

Sabed que mis mensajeros se ocultan detrás de las alcobas galantes y en salones suntuosos, se protegen con leyes y banderas pero no son timoratos, cuando llegue el momento sabrán firmar los partes de guerra, ordenar las ejecuciones, evadir al fisco y manejar la opinión de los devotos. Con habilidad maléfica burlarán los mandamientos y obtendrán mi soporte y consentimiento: ¡son mis hijos preferidos y en ellos dejo el mandamiento sin verbo!

Ellos sabrán confundir la historia, pervertir las palabras y silenciar los versos: en ellos dejo el mausoleo de los héroes y el mandamiento sin verbo. Su táctica es no tener límites morales: han aprendido a abandonar a los débiles haciendo ver que los protegen, han ensayado como tener la mano tendida para impartir el perdón y recibir comisiones. Saben olvidar las peticiones y las promesas al instante de haberlas hecho. Saben escuchar el lamento de los sometidos y a su vez ordenar los redobles del tambor y el retumbar de la fusilería: en ellos dejo los mausoleos y el mandamiento sin verbo.
No os preocupéis por esta desigualdad, todos tendréis prójimos para poder conjugar vuestro verbo, para poner a prueba vuestra humanidad y cumplir el mandamiento sin referentes. La codicia y perversión es conceptual, no se mide a palmos: ¡vosotros ponéis la intensidad y el término!

sábado, 29 de noviembre de 2014

El tintero. Testamento de Caín el Hermoso.


Pongo lentes deformantes en vuestras pupilas

El tintero.
Testamento de Caín el Hermoso.

El mensajero es profético como el canto de las ballenas, lo reconoceréis al instante: si sois mis herederos lo advertiréis entre sueños. La divina "arrogancia" del profeta se destilará en sus ojos y entonces hará lagrimear a los vuestros: ¡esa es la señal! Él es el que abre y cierra la espita de los sentimientos complejos: su poder subliminal hace que se arracimen las almas bajo un grito de guerra: ¡el engaño está permitido!

Habla con parábolas, alegorías y metáforas para ser comprendido y tenido por maestro, pero es ciego como todos vosotros. En el espacio de los impostores se presenta como un alucinado, dirá que percibe claro el camino pero será después de transitarlo. Los demás veréis con lentes deformantes aquello que hoy pongo en vuestra pupila.

Muchos fueron sus predecesores y llevaron a su pueblo por los caminos más pedregosos de la tierra; son los guías “enviados por Dios” a la tierra prometida: Moisés, Aarón, Josué, Débora, Samuel, Natán, David, Salomón, Elías, Shemaia, Isaías, Ezequiel, Miqueas, Malaquías…

Durante 4000 años ha sido mi campo de batalla y la lucha continúa en el presente con más furia y capacidad de destrucción que nunca.

Ellos son mis señalados, en el eje de la mano les dejo estigmas imborrables: son los iluminados en “el corazón de las tinieblas”. Con los sentidos bisojos miran más allá del horizonte, leen los signos invisibles, sopesan las estadísticas y valoran su rédito personal antes de abrir la boca. Con intuiciones estrábicas hacen que los otros vean lo que ellos dicen que ve: sin duda, su exégesis es el fruto de mi testamento. Su convicción vencerá sobre las dudas de los demás, esquivará los inseguros, presionará a los indecisos y a los enemigos los hará visibles con el estigma del silencio. Con su “astucia” sorteará las marismas del gran río legal y modelará el pasado para hacer de la historia su naipe ambicioso…

viernes, 28 de noviembre de 2014

Los profetas


Os ofrezco el sesgo cruel de los profetas
Testamento de Caín el Hermoso

Justo en el centro del pensamiento, allí donde se pierde la razón y se encuentran los nidos de la esperanza os dejo las consecuencias de la inspiración colectiva y el sesgo fatal de los “profetas”.
Estáis sedientos de salvadores, pletóricos de adicciones mentales y de muletas morales. Necesitáis los pilares de los sueños, aquellos que soporten bien vuestros balanceos. Os dejo pues a los políticos que lo prometen todo, a los telepredicadores, a los adivinos e intelectuales protegidos. En las playas de la mente, allí donde se recogen las promesas y se maceran las razones, os dejo los sentimientos llagados para que los visionarios los hagan sangrar y lo confundan con el néctar de la vida: entonces seréis manejables cono niños de pecho.

El testamento ya está redactado, sólo hace falta agitarlo, sacudir las almas para que entren períodos constituyentes y aparezca como nuevo lo que hace muchos años os dejé escrito. Para ocultar vuestros desatinos tenéis que precipitaros en sus pliegos una y otra vez, memorizar las palabras una y otra vez, cambiar las comas de lugar una u otra vez. Los responsables de su redacción siempre juegan al monopolio de la verdad, ellos perdieron los soportes de la razón común y los demás han de seguir su ejemplo. En el fondo sois mis hijos postergados, mi carne renacida, mi mente reencarnada y en vuestro corazón como en el mío, se debate el rostro del poder. Entre los sentimientos confundidos y las palabras mudas lo explicáis bien: queréis más dinero y lo queréis “gratis…!

jueves, 27 de noviembre de 2014

Os dejo la insolencia de la propia verdad. Testamento de Caín el Hermoso.


Os dejo la insolencia de la propia verdad

Testamento de Caín el Hermoso.

La “verdad” es la puerta de la confusión: os la dejo para que transitéis por ella convencidos y con impostura. Para que hagáis las simulaciones de los justos, las caricaturas de los sabios, las meditaciones que buscan la firmeza del roble. Realidad para que quedéis extraviados en ella, aparentemente pensativos y dignos, disipados en paseos inútiles por corredores sin fin. Os dejo su poder de confusión para que aumentéis la dicción a los discursos altivos, convencidos de que sois el camino más florido de la vida…
Escuchad las “verdades” disueltas entre la insolencia del barítono: ese es mi señuelo. En su pregón fastuoso dejo todo dislocado. Su acento ya es temido y su vehemencia crea adicción en los oyentes: ¡es dependencia abominable!Entre los labios de los oyentes transpira el temor de los que rezan con los pies atados y en sus ojos aterrados relumbra la queja de los vencidos. Algunos deambulan en el corredor de las naranjas, otros caminan dando saltitos como los gorriones, los menos envían mensajes de despedida a sus seres queridos. En todos anida la esperanza: llegará el día de la torna, cuando el arma de Caín este en sus manos...
En un tajo y a pleno día se “ejecutan las palabras proféticas”. El cuerpo se balancea en el aire y el filo del cuchillo siega una que otra vida. Su voz vuelve a repicar detrás de una capucha negra: sermón que corta el aliento y aumenta la señal desesperada.

Ahora es el momento de los muyahidines: entre los inmensos arenales de Irak se desenfunda el acero: allí estaban dormidos los legajos de Caín. Con el alarde de siglos se han levantado los agravios y los campos se han llenado de estandartes, cementerios clandestinos y cañones acoplados en camionetas Toyota.
Parece que en el mismo espacio conviven la víctima y el verdugo, el bien y el mal, nuestro cuerpo y nuestra voluntad: ¡unidos forman la muchedumbre! Espacio donde se da todo y el juicio de los hombres queda prendido en la memoria mineral. Ahora el testamento de Caín es roca diminuta, como polvo en el aire. Su palabra queda suspendida en la historia, expectante ante la tozudez del mundo. Los ojos lloran, el cuerpo se agita y transpira en la mortaja del pañuelo de la realidad.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Con arrumacos os dejo frío el corazón


Con arrumacos os dejo frío el corazón

Los desahuciados pasaran frío este invierno: no supieron, no quisieron, no pudieron administrar ni un solo día de su futuro. Tenían un hogar construido con sueños, firmaron su condena apoyados en fantasías y los codiciosos no perdonan nunca. Algunos fueron más lejos, no lograron guiar su vida ni tuvieron la oportunidad de decir o pensar nada: ¿firmaron la condena de Caín y basta!
¿Quién confió en el rostro gozoso de los banqueros? ¿Quién esperó la condonación de las deudas, la caridad de los codiciosos, la clemencia de los soberbios…?
…Los cándidos: se confiaron en la lengua confusa de los ventrílocuos. No hubo otro juego que la muerte.
¿Son criaturas inocentes…?
Nadie lo es, en el mundo que os dejo no hay un proceder con dignidad…?
Las causas de los días complacientes ya se han borrado: se olvidan pronto los tiempos felices, mientras los difíciles dejan heridas permanentes.
Sabed que la gestión “relajada” destruye la casa, abandona el jardín y deja las tierras baldías. En ese lecho de dejadez os mezo, con el cansancio mental y el delirio de la razón os entretengo. Reconoced mi testamento fatídico y aceptadlo: ¡sólo el amor puede vencerme!
En él dormiréis en la indigencia una y otra vez hasta fenecer…

martes, 25 de noviembre de 2014

Testamento de Caín: impiedad



Festejos de la impiedad
Testamento de Caín el hermoso

Macero el principio del mal oculto entre buenas formas, delicadas muselinas, palabras y melodías que conducirán de la idiotez al éxtasis. Entre la pereza florecerán millones de infelices que articularán mis palabras como si fuesen propias: adictos a mi mandato dormirán y con el tiempo lucirán ojos húmedos en forma de pétalos negros.
Sitúo la impiedad en sus manos y exhorto a la dejación del deber. Fiesta grande para celebrar los festejos con los vencedores: ¡los vencidos se harán tasajo al sol…!
Inducid la educación de los jóvenes, decidles en grandes rótulos, en autobuses, trenes y aviones:
⎯Sois inmortales como las estrellas del cielo, artistas célebres que juegan a ser niños: ¡flores emergentes….!
¡Vive la noche! Viu la nit!
Disfrutad: ¡gozad del cuerpo hasta quedar agotados!⎯

lunes, 24 de noviembre de 2014

La codicia


Testamento de Caín el hermoso
Os dejo la codicia y sus efectos

La mente es una caja misteriosa formada por miles de departamentos sutilmente conectados. Ahora toca hablar de la codicia: “es flor la radiante del testamento de Caín el hermoso.

En este momento es una evidencia que nos puede destruir, el espíritu codicioso se ha apoderado de la sociedad y las ansias de poder y el desprecio por la JUSTICIA son de dominio público. La moral está en un proceso de revisión perversa, se ha perdido el primer principio: no hagas lo que no quieres que te hagan. Se ha olvidado la ordenanza, “el que esté libre de pecado que…” ahora ni siquiera se puede hablar de “pecado”, hay faltas penales que los poderosos saben evadir fácilmente: se han hecho la ley a medida.
Al perder estos referente hemos subido a un carrusel de agravios que crecen y se retroalimentan. La caja de Pandora se ha abierto o, más bien la codicia la ha forzado y ahora no hay manera de cerrarla. Quizá asa caja es el lugar donde se guardan realidades recesivas, impulsos que en otros tiempos eran necesarios y podían aflorar a la vida. Esos impulsos son como las semillas en el desierto de Atacama, ellas pueden esperar muchos años el momento y siempre están dispuestas a despertar.

Dinero que abres las puertecitas del mundo: ¡ven a nosotros como la dote de Caín!
Moneditas silenciosas que en papeles de 500 se van al paraíso: esperadme en los eternos círculos del cielo...
“por si acaso”.

⎯ dicen algunos.⎯

jueves, 20 de noviembre de 2014

Testamento de Caín.


Entre mis labios dejo un réquiem a los vencidos.
Testamento de Caín.
En el mismo papel que el poeta maldito escribió el testamento anunciado, quedó el pacto sellado para no cumplirlo. Él era un espíritu forzado en el dolor, una llaga que no cauteriza nunca. “Una de las dos” levantó el agravio eterno e hizo perder el valor de su palabra en pocos años… En aquellos pliegos se firmaron los mejores deseos, se sancionaron los murmullos de la noche, pero se transfiguraron entre las estrategias de Caín; ahora son himnos atravesados y para algunos temibles.
Entre esas penumbras se oculta el arma homicida y en los sueños aparece hoy con rostro amenazante. De esas sombras emergen redobles y percusión de vientres, rumor de metales afilados, cornetas del alba que nos llenan de terror. Ahí reposa y acecha la mano de otro poeta: ¡hoy bendecido por el nuevo poder! Entre sus dedos de nácar se revelan las argucias del maligno, ya travestido. Es el que deja sobre papel de seda un nuevo testamento: ¡también para no cumplirlo!

En el mismo libro que se escribieron las aleyas al amor y la paz duradera, las normas justas y los pactos célebres, hoy dormitan las larvas de su gangrena y su ronquido suena como el réquiem de los vencidos. En ese libro nace la confusión de nuestros días: cada uno interpreta lo que le va bien a su bolsillo. ¡Quizá mañana no saldrán las cuentas!
 Otra vez Caín entre el pañuelo de sus hojas carmesí, con su rostro invisible y sus manos de mármol. Allí se forma la mortaja de las ideas y entre sus pliegues resuenan las palabras de aceptación y rechazo. Lo que se calla nos viene dado en dosis homeopáticas: ¡queremos más libertad y más dinero! Así las fortunas han tintinado en el aire: ¡otra vez el azar… cara o cruz en el destino!
Ahora tañen las monedas en los oídos, el tiempo y la indolencia nos ha dejado en el desamparo Parecía que todo era regalado, bajo el señuelo de la eterna juventud hemos educado a los jóvenes, ahora emigran entristecidos.
La muerte nos trae consuelo, el final de la historia nos hace tierra batida en los caminos…!

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Entre los dedos y el mar dejo la caricia lujuriosa y el beso negro.


Entre los dedos y el mar dejo la caricia lujuriosa y el beso negro.
De: El testamento de Caín.

Bajo la superficie de las tierras fértiles hay una caja de piedra donde se oculta el dolor y se escuchan lamentos del pasado: ¡son sonajas de viejos…! Qué hay en sus voces que nos entristecen hasta languidecer. Qué tiene la juventud que interpreta estos aullidos con apetito insobornable para el festejo, para dejarse ir entre fluidos hasta el amanecer: es el poder de los líquidos y el dulce mensaje disuelto en ellos. Sólo los jóvenes están receptivos a la vida y a la seducción de sus aguas. Pero...
Qué hay en su tono que marchita las nalgas y hace estremecer las corvas hasta caer rendidos: ¡el testamento de Caín!
De lo que ha pasado, de lo que está pasando, de lo que viene seguidamente… nadie sabe nada, nada: ¡todos inocentes! Fue, es, será una locura colectiva y basta… ¿?
Los desahuciados aumentan, los jóvenes no tendrán el bienestar de sus padres, los emigrantes son desplazados:
¡marchan al norte como las grullas marchan!
Las columnas del hambre crecen, los comedores comunitarios se llenan y los niños son testimonios de una nueva época. Las prostitutas se alinean en las carreteras, son víctimas de proxenetas tetrapléjicos, rufianes con miembros robotizados…
En Magaluf, las noches se asemejan a las bacanales de Dionisos, al jolgorio ensordecedor de un viaje celestial. Las fronteras de lo privado y lo público se han roto, han explosionado como sandías en el asfalto. Las aguas cálidas excitan los nervios, brotan los deseos a empujones y junto a los besos negros se mercadean copas por felaciones...

martes, 18 de noviembre de 2014

La codicia y el miedo


Dejo las ofensas y la codicia en el balancín del miedo

El impulso agresor también nace en el balancín del miedo y en el poder seductor que segrega el advenimiento del terror. Es en ese vacío intermedio, en esa materia dislocada y pletórica de rencor, donde Caín dejó su palabra escrita. Es el lugar de la sospecha y el impulso ciego, ciénaga que acumula los impulsos del corazón y los deja escorados y en putrefacción. Es un marjal de almas que forman la estación del reposo, actúan en la descomposición final y acoge como fantasía el Hades hipotético. Allí hace una oscura pausa que adormece los sentimientos y pone final a todas las quimeras humanas.
Es la permanente paz de los camposantos…
En el departamento del César (Colombia), en las llanuras del Caribe, tierras de Caín colindante con Magdalena, se encuentra el marjal de los rencores más asombroso de los últimos tiempos. (Las pozas de los verdugos de Álvaro Uribe: ver los hechos ocurridos en San José de Apartadó), Él hizo la norma de la matanza, puso un precio por cuerpo entregado, sean de la guerrilla o de cualquiera que “dificulte el camino de la democracia”. El hallazgo fue de espanto e hizo visible más de 140 fosas comunes y cementerios clandestinos... Estos “cementerios sin nombre” eran dispuestos para arrojar allí a las víctimas de los paramilitares y miembros del ejercito. Las víctimas eran mayoritariamente estudiantes, dirigentes campesinos y víctimas de la venganza oscura. A estas entregas indiscriminadas, ejecutados sin garantías judiciales y sin procesos de investigación, se les llamaba "falsos positivos".
No penséis que la maldad de Caín queda en un solo bando: las FAR han mantenido una guerra sucia durante 50 años, han llenado las selvas y la montañas de cadáveres y se han ayudado y mantenido con el narcotráfico, una manera más sutil de matar. MATAR, no sólo a los jóvenes de Colombia, si no de la manera más perversa, manejar el cruel propósito de extender la muerte haciendo dinero con ello...
Esta batalla parece lejana, “no nos pertenece”. Nada más equivocado, nuestros jóvenes también toman partido ante las armas o el uso del aliento del diablo. Las drogas están en las puertas de nuestros colegios, las venden aquí y se consumen en occidente y al hacerlo se matan y ayudan a matar...
http://es.wikipedia.org/…/Esc%C3%A1ndalo_de_los_falsos_posi…

lunes, 17 de noviembre de 2014

Os dejo la mano del exterminio


Os dejo la mano del exterminio
De: Testamento de Caín el hermoso.

Dónde emerge el deseo de finiquitar la existencia del otro, de eliminar el rostro y las palabras de los demás. De dónde surge el deseo de disparar indiscriminadamente, de volarlo todo. Dónde anida la causa que crea ese odio destructor: ¿es la orden de Caín? Pueden ser ácidos que envenenan las contingencias mentales, versos satánicos que se excitan con las palabras y crecen en el pensamiento. Allí se balancean los lodos del alba y los cánticos despiertan el legado debido. A la espera de su minuto de gloria las fuerzas del mal permanecen agazapadas y en un instante se activan.
En la escuela de Beslán se desplegó el aliento del diablo en un segundo. Un Grupo de chechenos, ingusetios y musulmanes tomaron al asalto una escuela de niños y adolescentes, los tuvieron encerrados tres días sin comer ni beber, después hicieron detonar cargas explosivas y murieron 334 personas.
Una de las madres le dijo a Nurpashí Kuláyev, el único cainista superviviente que los contó de uno en uno.
⎯¡No hay nada más doloroso que ver a tu hijo morir cuando no puedes ayudarle!⎯
Él contestó.
⎯""No me siento culpable de las muertes de mujeres y niños. Pero puedo decir que ni yo ni nadie hubiera podido salvarlos debido a que las decisiones habían sido tomadas por otras personas"⎯


¿Quién secuestra la voluntad hasta este extremo?
Cómo se pueden obedecer estas ordenes si no es que ya están asumidas, maceradas en los sentimientos y cumplirlas sólo es un acto de liberación…

Balancín del miedo y "los falsos positivos"


Dejo las ofensas y la codicia en el balancín del miedo
El impulso agresor también nace en el balancín del miedo y en el poder seductor que segrega el advenimiento del terror. Es en ese vacío intermedio, en esa materia dislocada y pletórica de rencor, donde Caín dejó su palabra escrita. Es el lugar de la sospecha y el impulso ciego, ciénaga que acumula los impulsos del corazón y los deja escorados y en putrefacción. Es un marjal de almas que forman la estación del reposo, actúan en la descomposición final y acoge como fantasía el Hades hipotético. Allí hace una oscura pausa que adormece los sentimientos y pone final a todas las quimeras humanas.
Es la permanente paz de los camposantos…
En el departamento del César (Colombia), en las llanuras del Caribe, tierras de Caín colindante con Magdalena, se encuentra el marjal de los rencores más asombroso de los últimos tiempos. (Las pozas de los verdugos de Álvaro Uribe: ver los hechos ocurridos en San José de Apartadó), Él hizo la norma de la matanza, puso un precio por cuerpo entregado, sean de la guerrilla o de cualquiera que “dificulte el camino de la democracia”. El hallazgo fue de espanto e hizo visible más de 140 fosas comunes y cementerios clandestinos... Estos “cementerios sin nombre” eran dispuestos para arrojar allí a las víctimas de los paramilitares y miembros del ejercito. Las víctimas eran mayoritariamente estudiantes, dirigentes campesinos y víctimas de la venganza oscura. A estas entregas indiscriminadas, ejecutados sin garantías judiciales y sin procesos de investigación, se les llamaba "falsos positivos".
No penséis que la maldad de Caín queda en un solo bando: las FAR han mantenido una guerra sucia durante 50 años, han llenado las selvas y la montañas de cadáveres y se han ayudado y mantenido con el narcotráfico, una manera más sutil de matar. MATAR, no sólo a los jóvenes de Colombia, si no de la manera más perversa, manejar el cruel propósito de extender la muerte haciendo dinero con ello...
Esta batalla parece lejana, “no nos pertenece”. Nada más equivocado, nuestros jóvenes también toman partido ante las armas o el uso del aliento del diablo. Las drogas están en las puertas de nuestros colegios, las venden aquí y se consumen en occidente y al hacerlo se matan y ayudan a matar...
http://es.wikipedia.org/…/Esc%C3%A1ndalo_de_los_falsos_posi…



sábado, 15 de noviembre de 2014

Caín en la plaza del Maidán


Os dejo los cantos de la victoria y los llantos de la derrota.

"fue el puñal de mi intención vertido en su pensamiento"

El padre Caín se deviene en nuestro canto épico y sus secuelas nos acosan y liberan cada día. Ahora son letanía permanente en los oídos, un rosario de agravios que inflaman los versos y agitan los sentimientos. Redobles que agarrotan las manos, afilan las navajas, encienden las bujías y preparan los acechos. Es el tropel de los cañones que nos hace marchar en filas interminables. Sus proyectiles nos marcan la dirección y señalan el camino, después viene la dulce cantinela que relaja las sienes y nos permite dormir.

Con el tiempo sus versos han quedado gravados en la carne, ya son memoria permanente y ahora suenan como canciones de cuna: son lenitivos para el corazón afligido. Pero no hay que perder la vigilancia, vasta que alguien mueva la página carmesí, agite la lengua con saña, para que toda la cadena de acontecimientos funestos dejen teñida la tierra: ¡otra vez!

En la plaza del Maidán, en Kief, pudimos ver hace muy poco la gran fiesta de la libertad. Los cánticos de la victoria, el café de los camaradas y la justicia de las hogueras nocturnas: todo hacía sentir la belleza del corazón humano. Era una fiesta a la libertad pero allí se iniciaron también las fosas de civiles, los caídos a las afueras en Nízhniaya Krinka, en Donetsk. La mano de Caín mueve intereses que habitan en el corazón de Europa: otra vez Alemania y Rusia nos ahogan y confunden. La guerra en Ucrania ya ha creado miles de muertos y muchos más están desplazados y empobrecidos. Las casas han quedado destruidas y el invierno se presenta muy duro para ellos. Un conflicto civil está en marcha y en el cielo, un misil de nadie derribó un avión de la aerolínea Malaysia Airlines: con 298 personas a bordo: ¡murieron al instante…!

Su testamento perfuma el aire: ¡siempre! Se escucha en las llanuras, en las barrancas y en la montaña se hace eco interminable. El murmullo obnubila la mente sin descanso, su timbre declama versos con la voz del rapsoda celeste. Su rezongo es el de un moscón que taladra el oído y lo hace con la fuerza que desprende el llanto del recién nacido. Su terrible ofrenda dormita en la semilla, se mece en los estambres y se adormece en las corolas. Su testamento también está escrito en la memoria del agua, la que recorre las torrenteras de la mente, la que riega y fertiliza el jardín interior. Su imagen es un rubí prendido en los ojos: ¡una flor de Jericó!

Qué puede haber más poderoso que la punta de una navaja con la rosa del corazón asida en la punta: ¡fresca, todavía…!

viernes, 14 de noviembre de 2014

Los actos de contrición y la ira.


Entre los actos de contrición dejo la ira.

El testamento de Caín se enquista en el pecho y toma virulencias insospechadas, se comprime al tamaño de una glándula inflamada y aprieta la garganta hasta hacerse mordaza. El instante de las vacilaciones se dilata en el tiempo y el ahogo se hace interminable. Es entonces cuando una sensación de asfixia hace difícil la respiración y ese pesar, ese desconsuelo enluta la luz de los ojos y apaga las creaciones del sol. Entonces se siente un chasquido y se precipitan los acontecimientos, aparece el cuchillo en la mano acompañado de un chirriar de dientes y ahí se disponen los motivos, se alinean y transfiguran las bondades. Ahí se revela la crueldad en su máximo esplendor: ¡todo se disuelve en un instante! Nada es controlable y sólo queda el trance fatal, el que arrebata la vida del otro como acto de “liberación”.

En el distrito de Bara, al sur Katmandú, se realiza el mayor festival de muerte del mundo. Se sacrifican 500.000 animales a la diosa Gadhimai, y acuden a la matanza 5.000.000 de personas. Los participantes consumen alcohol, exhiben poderosos machetes y cuchillos y se comen la carne asada o hervida en sus festejos: es una fiesta que celebra la muerte para invocar la vida. Ghadhimai también se le conoce como Shakti (el alma), una de las cincuenta maneras de nombrarla. Sus atribuciones son las de invocar la energía primordial y renovar el pacto por la vida.

Los protectores de los animales están en lucha para evitar este tipo de rituales…

Quizá Caín nos legó la contrición ante la diosa y la gratitud por la permanencia. La existencia asume la crueldad en un ritual donde la vida cae fulminada. Nos legó pues la capacidad de matar y comprender el crimen como un acto de voluntad divina… ¡quizá de enajenación!

Para condenar o justificar este hecho podemos pensar lo que más convenga, lo que esta claro es que la vida se soporta sobre la muerte y que los animales mueren para alimentarnos y a su vez, nosotros seremos alimento.

La presencia de Abelen los ojos de Caín se le debió hacer insoportable, activaba un ácido hiriente en el lóbulo frontal y seguir así era un tormento. No podía sentirse vivo en el mismo espacio, pisar con igual derecho la misma tierra y comer el mismo pan… ¡Ay!

Fue un instante, un acto de inspiración.

Todo quedó decidido en un soplo involuntario y…

Abel regó la tierra y de sus restos fermentados nacieron las amapolas…

jueves, 13 de noviembre de 2014

Exoneración del alma



Como exoneración del alma os dejo el crimen
La mente es una cancha de operaciones físicas y en el bautismo de las aguas estamos sometidos a las fuerzas caprichosas de la materia. Ellas limpian el “pecado por haber nacido” y ellas infectan la sangre por estar vivos. Caín duerme en una cadena de aminoácidos, en una molécula equivocada, en un pensamiento furtivo… el pensamiento es materia que se expresa en la marmita de los minerales. No hay crimen, hay un exceso de acero activado en la mente…
Es muy difícil probar con la razón y menos confirmar fehacientemente la pavorosa fuerza que despierta la punta del puñal.
En el cuadro de David, “ La muerte de Marat”: el cuchillo descansa en el suelo sin protagonismo en la escena. Sólo tiene unas manchitas de sangre pero en ese arma se deposita la atracción misteriosa del gesto violento de la homicida: Charlotte Corday... ¡ Lo testifica el papel que Marat tiene en la mano, pero… ¿qué hace en el baño del consuelo…? Redacta la lista de los que enviará al paredón de las ejecuciones el día siguiente… David era su amigo y expuso el cuadro en la vía pública. El pueblo de París hizo colas interminables para verlo: con devoción pasó ante la pintura y dejó flores al mártir…
Todo es tan sutil en el cerco de las emociones, tan voluble y endeble entre las costuras del alma humana! Hay que actuar con el principio de la duda impuesto en el pensamiento, deliberar que el otro eres tú con sus mismas incertidumbres, que el enemigo no existe, se elabora poco a poco en tu mente… Siempre eres tú con los ojos envenenados de él, curtidos con sus victorias, fundidos en sus bellezas y cuando desaparece deja un vacío insoportable, tanto que hay que substituirlo al instante...
En los pétalos de la mente se pueden leer las crónicas de sus deseos.

Entre el los sentidos os dejo una quimera permanente…

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Caín: principio de la confusión



En la materia dislocada, en su enigma insoluble, dejo el principio de la confusión y el caos.
En la materia dislocada, en su enigma insoluble, dejo el principio de la confusión y el caos.

¡Sabes amor…! en la fuente del bien y del mal pueden darnos de beber aguas "equivocadas": un sólo trago y ya estamos danzando en la bacanal de partida. Un bebedizo inesperado, inadvertido, y seguidamente percibimos el aullido de Caín como un viento exterminador y también el lamento de Abel como un eco lejano.
¿Es la confusión del mundo que clama…?

¡quizá un alabeo cuántico que estimula!

Una sola gota de las flores del mal, una partícula de estambres envenenadas y el bebedizo causa en nuestra mente el efecto de una nube ponzoñosa. Esa brizna diminuta anula el entendimiento, quema la piel como ácido nítrico, orada la lengua y la enmudece.

En estas situaciones el miedo atenaza el pensamiento y da valor y coraje al Caín dañino que otea dentro de nosotros... Él se presenta silencioso en la seducción de los días y nos libra a la caricia de la muerte en un instante. Con manos de madre nos acuna en la oscuridad y nos envuelve con la mueca de los labios. Después nos entretiene con cánticos victoriosos. En la incertidumbre nos confunde ya que genera entre los ojos el delgado hilo de la bondad. Tiene el poder de la sonrisa maliciosa y la voz inaudible que turba el pensamiento. Posee la gracia de las rameras y la astucia de los pelícanos que ocultan el pececito de colores en la boca. Caín se cobija con el bullicio de las bacanales, los cánticos embriagadores de Dionisos y los voraces apetitos de Saturno. Está dentro de la exaltación del triunfo, confundido entre los partes de guerra, destilado en la épica de los poetas mantenidos y el gozoso danzar de las parcas. Es el réquiem que sobreviene del rostro de los vencidos.

El camino para encontrarlo no es muy largo, unas gotas de “cristal”, el tintinar de unas monedas en el bolsillo, unas palabras de quinina, un discurso que haga verdear heridas suturadas y ya está. Con todo esto se concibe en la mente el giro equivocado de una valencia criminal, así damos por activado el principio del mal…

Ahí termina el trayecto y empieza una nueva andadura. Así caminamos y sufrimos en la conciencia su trance enardecido. Él lo proyecta, lo disuelve en nosotros de manera que lo entendamos como una Epifanía, un acto creador… Quizá algunos escuchan ahí la voz de los ángeles, otros el murmullo de la tierra, aquellos el mensaje esperado, los otros el momento deseado, los más “astutos” el grueso de su cartera o el perfume de la flor inmortal.

Sea lo que sea: el redoble del tambor llama a ejecuciones una y otra vez. La cuerda del patíbulo se balancea en la plaza una y otra vez. Las lágrimas salen a raudales una y otra vez…

Mientras tanto, un bosón de Higgs actúa entre sinapsis dormidas: él da las órdenes y hunde la guillotina en el libro de la historia. Al instante se hace la descarga y corta de cuajo el papel sobrante: los cuerpos quedan tendidos y el eco de la fusilería se apaga entre los montes cercanos. Es el momento sublime de la belleza de Caín: ¡su obra está terminada! En un giro sin aliento, el saltarín de las tumbas arranca el absceso, el tumor que obstruía la puerta de la liberación.

Ahora ya es historia que fermenta en los estantes…

(Nota. Conceptos extraídos de el libro: “Incognito” )

martes, 11 de noviembre de 2014

La ira


La ira es mi tesoro, os la dejo en el hueco de la boca, en los surcos de la frente en la tensión de los ojos.
Una de las reacciones humanas más incomprensibles es la que tenemos contra nuestros semejantes. ¿Qué avivó la ira de Caín para matar a su hermano en los bosques de Katyn? ¿Una molécula estrábica, bizqueante, una partícula celosa, un átomo tiránico, una disolución dislocada…?
El motivo no se sabrá nunca pero siempre se invocará que era un acto de libertad diferida, de justicia secuestrada… La mente es un enigma vacilante, un arma peligrosa, un pozo sin fondo y terrible. Es un misterio lírico que emite poesía perversa en el temible pálpito de la realidad.
Pensemos que Caín es un arquetipo antiguo, originario, y en el comienzo la tierra estaba casi deshabitada... Sólo tenía que alejarse un poco para que el pastor de los tiempos encontrara buenos pastos y seguir su vida. Pero no pudo ser así... El rebaño no era el problema, las pasturas tampoco: el espacio era infinito y no había fronteras, murallas ni límites donde quedar atrapado. El conflicto se creaba en la mente con la sola presencia del otro: el hermano que se atreve a pensar diferente. Su manera de vivir lo colocaba ante el azogue de su espejo y no podía soportar lo que veía. Total, que no pudo dejar que Abel se alimentara de sus repollos y lo eliminó. Podía haber pensado de otra manera, por ejemplo:
⎯Allá tu con tus acelgas y hamburguesas vegetales, yo comeré cordero y chuletones ricamente macerados y tratados entre las brasas. Allá tú si te destrozas los huesos con el azadón clavado en la tierra, yo trashumaré mis rebaños en los campos sin fronteras y seré hombre como soplo en el viento.⎯



lunes, 10 de noviembre de 2014

Memoria del agua



Os dejo el agua, su memoria y la confusión del pensamiento
Jacques Benveniste: inmunólogo francés nacido en París en 1935-2004, fue un "immunólogo cainista especializado en los efectos ilusorios". Fue premio Ig Nobel en Química dos veces. Su trabajo esta en proceso de revisión. En su momento fue muy discutido y criticado: con esto ya basta... Su hipótesis de trabajo fue la memoria del agua y “demostró” que el agua contenía propiedades aplicables a los que padecían alergias y a los principios homeopáticos. Basaba su tozuda afirmación al observar que algunas personas tenían reacciones graves sin motivo alguno, sólo con nombrar la causa de su mal ellos se ponían enfermos. Aplicó a su teoría un “concepto homeopático”. Mezcló una minúscula cantidad de veneno de avispa con grandes cantidades de agua y después tomó un poco de este liquido y lo volvió a diluir varias veces, tantas que ya era imposible que las moléculas del veneno pudieran entrar en contacto unas con otras. Pero el agua seguía creando histamina en la misma proporción. ¿? Benveniste afirmaba que el agua había “memorizado” la degranulación de basófilos disparada por anticuerpos IgE (del grupo de la inmunoglobulina E). Además llegó a ser más atrevido: llegó a afirmar que estas propiedades del agua no se perdían aunque se enviaran las informaciones por internet. ¿?
El experimento de Benveniste tiene muchas puntos discutibles, también él era hijo de Caín el hermoso, pero sus polémicas conclusiones me han tenido entretenido muchos años. Sus propuestas eran estéticas no científicas y el concepto de memoria del agua me ha servido para ironizar sobre el principio de permanencia: el mantenimiento del enigma, la gestión del misterio.
Ahora no es el momento ni el lugar para desentrañar esta incógnita, pienso que más bien merece la pena conservarla. La propuesta de Benveniste me sirve como soporte para situar el testamento de Caín en un lugar hipotético y este hecho tiene una importancia extraordinaria.
La teoría general de la relatividad nos dice que toda la materia tiene un espacio de operaciones comunes y que los recuerdos fatales, las paradojas y el principio de incertidumbre se ocultan en él, en  su vacío. La molécula del agua es sencilla: H2o, dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. Su sencillez la hace aparecer transparente y a su vez es la forma más bella y eficaz para la vida. Como materia es un diluyente y en su seno contiene substancias minerales imprescindibles. Sus entrañas físicas son indescriptibles: son portadoras de infinidad de sales y minerales que en algunos casos constituyen las causas del mal. En sus jugos navegan los átomos de la locura, las moléculas de la perversión y las partículas del dolor.
El agua es el soporte ideal para contener el concepto, ahuyentar la sed y divagar por caminos vaporosos… Es un elemento alquímico, así queda reflejado en las curaciones milagrosas con agua bendita. Con estas cualidades, su cuerpo mantiene el pecado, faculta el perdón y contiene las posibilidades para encontrar la absolución del primer crimen.