martes, 17 de diciembre de 2013

El huevo y la tumba. 1977


 Ous amb senyals. Barcelona, Ceràmica refractària. 60x45x45. Continuació del treball teòric sobre l’ou. Col.lecció Virginia Figueres.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

12 Unidades


Ció. 12 piezas de granito de Quintana de la Serena. 11x3,20 m. Obra instalada en el hospital de Reus. 2010.

12 Unidades

Tratándose de una obra conmemorativa dedicada a los donantes de sangre, creí oportuno hacer una alusión al número 12. 
Para los no creyentes el número es una referencia temporal, el día se divide en doce horas de luz y doce de oscuridad y los donantes deben estar disponibles los 12 meses de al año. El doce es el número de veces que la luna nace y envejece alrededor de la tierra y los astrónomos primitivos establecieron los doce signos de zodiaco. Vemos pues como el número tenía proporciones cósmicas y universales.
También es una medida común en el mediterráneo comprar los productos por docenas y en la Grecia antigua eran 12 los dioses principales del Olimpo. Así podríamos continuar hasta convertir el número en una caricatura del mundo...
El doce es el número de la excelencia y del orden cósmico. 12 son las estrellas de la bandera de la unión Europea inspirada en la tradición que cree que el doce es el número de la perfección, la igualdad y la plenitud.
Para los creyentes eran conocidas las doce tribus de Israel, fundadas por los doce hijos de Jacob. También eran doce las estrellas que presentaba su bandera. Son famosas las 12 puertas de la Jerusalén celeste, también lo son los 12 frutos del espíritu santo, el mismo número que los frutos del árbol de la vida en el paraíso. Siempre ordenadas, se encuentran las 12 estrellas doradas de la purísima recortados sobre el azul del cielo. También son conocidos los 12 diáconos, los hombres justos del Evangelio; los que ahora busco para las doce cajas de los hombres buenos…

viernes, 22 de noviembre de 2013

Biblioteca de pensamientos ocultos




Biblioteca de pensamientos ocultos. (Antes la llamé “Biblioteca de documentos apócrifos”, pero el título no se ajusta a la verdad).
Obra realizada en agradecimiento a: J. L. Borges, Ernesto Sábato,  J. Guinovart, R, Casamada, H. Pijuan, Juan Rulfo, J. Saramago, Popper, R. Penrouse, E. M Cioran, Mircea Eliade. Mario Benedetti, José Agustin Goitisolo, S. W. Hawkings, Jon Juaristi, C. Lévi-Strauss, Pere Salabert, E, Schrödinger, Friederich Nietzsche, E. Panofsky, E. Trías, H. Read, R. María Rilke, J. Hierro, R. Benedict, M. Zambrano, Guillem Viladot… y así una lista de hasta 80 pensadores, poetas, historiadores y artistas que me han ayudado a manejarme en el mundo para hacer la obra. Algunos lo han hecho con documento originales, otros con fragmentos de libros suyos. Ahora todos descansan en un tubo de cobre…
 Piedra de Ulldecona, bronce y cobre. 1992-2007. 300 x 120 x 100 cm.

La Comella.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

359º sin luz





359º sin luz. Piedra de Vinaixa, bronce, barro, cera ... 350x12m diámetro 2011.

359º sin luz
La forma circular, el número de unidades y de anaqueles en la biblioteca se han hecho por motivos conceptuales, están meditados aunque podía haber tomado otras formas... El círculo y el nº 12 tienen contenido solar, los hice servir en el trabajo sobre Fénix o la ciudad del sol, también en Ció, la obra del hospital de Reus y en la obra Aliento i aullidos.
La elección del nº 16 fue motivada por el contenido simbólico y por la perfección del cuadrado, 4x4 =16, aunque para los antiguos, como el 13, era un número que traía mala suerte. Cada agujero está protegido con una placa de bronce y en ellas he dibujado de forma gráfica o por escrito contenidos generales de lo que nos sucede actualmente, un guiño breve de lo que trata la obra, nada de lo que puede haber dentro. Se trata de la crónica del momento expresado con mano libre y pensamiento desbocado. Lo que contiene la obra dentro de los libros de barro, los paquetes de información con los 359º de contenido (el alma conceptual del trabajo), omito decir nada, sería un error muy grave publicarlo.

martes, 19 de noviembre de 2013

La Palabra y el espejo




359º sin luz. 2011, 12 bloques de piedra arenisca de Vinaixa. 350x080x080 cm.

La Palabra y el espejo

He abierto 192 agujeros en doce bloques de piedra, ha sido una quimera apasionada entre las vacaciones de julio y agosto y parte se setiembre. Ha supuesto un chapuzón en un río circular y oscuro; una biblioteca con los anaqueles ocultos. Disponía de un grado de luz para discernir lo que esconde el mundo, dar forma a las intuiciones y ocultarlas ante los ojos. Se trata de 12 bloques de piedra de Vinaixa colocados en círculo, cada uno de ellos contiene 16 intervenciones hundidas en la piedra.

La forma circular y el numero de elementos se han hecho por motivos conceptuales meditados, el círculo y el 12 tienen contenido solar (ya lo hice servir en Ció, la obra del hospital de Reus). La elección del nº 16 fue motivada por la perfección del cuadrado, 4x4 =16, aunque para los antiguos, como el 13, era un número que traía mala suerte. Cada agujero está protegido con una placa de bronce y en ellas he dibujado de forma gráfica o por escrito contenidos generales de lo que nos sucede actualmente. Se trata de crónicas sin censura, testimonios del momento que vivimos expresado con mano libre y pensamiento desbocado. Lo que contiene la obra propiamente dicha, los paquetes de información, el alma conceptual del trabajo, omito decir nada, sería un error grave alumbrarlo.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Columbario de Fénix



Acción Ciclo C12. La Comella 2009 Vídeo de Francesc Poblet.

Columbario de Fénix
Según los historiadores clásicos, Fénix murió en la refriega de la expulsión del paraíso, el ángel exterminador no discriminó a nadie y con un golpe de espada encendió su nido instalado en un rosal. Debido a que era el único ser que no había pecado, Dios le concedió la gracia de la resurrección. Es un ave igual a los dioses celestes, compite con las estrellas en su forma de vida y en la duración de su existencia, vence el curso del tiempo con el renacer de sus miembros; ¡ese es el milagro que todavía seduce!
El origen del ave Fénix viene de oriente, de los desiertos de Etiopía, Libia, Somalia... Otras fuentes citan Arabia como lugar de origen. Aun así, su nombre proviene del griego «phoinix» que significa rojo candente. Se le consideró un animal fabuloso, una especie de semidiós equiparado a la figura del sol y otras estrellas.
La leyenda de Fénix la nombran Herodoto, Luciano, Ovidio, Plinio, Séneca entre otros escritores romanos. Para Claudio Claudiano, el último de los grandes poetas romanos, S. IV después de Cristo, "Fénix tenía su renacimiento y muerte cada 500 años (Hay diferentes criterios sobre la periodicidad).
Según los sacerdotes de Heliópolis, Fénix vivía más de 1.000 años; algunos dicen 500 y otros 630...
Siguiendo estos criterios hice 15 crematorios para las ideas mortecinas; uno por cada vez que había muerto y resucitado según los cálculos. Convoqué a unos amigos y compañeros para que, como el Fénix pudieran renacer de sus cenizas; ellos no lo dudaron... hoy todos están jóvenes y exuberantes…
Los restos que se formaron en el crematorio de sus cabezas los instalé en un columbario con quince tumbas.



martes, 12 de noviembre de 2013

El balcó de les mares.





Balcó de les mares. 2011. Granito de Quintana de la Serena. 320x110x110 Cuatro piezas que pueden ir separadas. Todas miran hacia la Mola de Colldejou, La Musara, Prades...

El balcó de les mares.

Fénix o la ciudad del sol empieza con un canto:
“Padre yo te llevo, a la ciudad del sol…”
El padre a muerto entre las lindes del crepúsculo, justo detrás de la Mola de Colldejou. Se ha inmolado con sus propias llamas… El hijo lo lleva a cuestas dentro de un huevo de mirra, cardomomo y hierbas aromáticas; ¡ya son cenizas!
Mientras camina por las montañas le canta, es una letanía que se puede oír todo el año entre los despeñaderos de l'Hospitalet de l'Infant, la Serra de Llabería, los Dedals de Vandellòs, los abismos del Montsant, los mordientes de la Musara y los dulces castaños de la sierra de Prades.
Es curioso: en todo el desarrollo del relato no aparece la figura de la madre; circunstancia dolorosa que le cuesta la vida a Ció, (Recordar el nombre), se trata de una niña que se gestó en el vientre de su padre.
Durante el período de gestación del relato, nueve madres quedaron en cinta, todas ellas vinculadas por lazos de amistad con el Invovoz. En su día tuvieron las criaturas, todas ellas sanas y bendecidas por la luz del sol.
A esas madres y a muchas más que no conozco, están dedicadas estas cuatro mandorlas.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Escenario del miedo







La Capilla turkana. Humanización de una piedra. El hombre deambula a su alrededor; la piedra mira por la ventana. Granito negro, piedra de Sant Pere y Sant Pau, hierro, mortero y hormigón. 2003. 5 x 5 x 5 m de diámetro.

Cuando terminé la Capilla turkana tuve el presentimiento que algo importante se había completado en mi vida... El nombre, "capilla", viene de: "lugar donde se guarda la capa". Aquí se guarda una piedra. Turkana es un lago en el valle del Gran Rift en Kenia, tambien se le llama el mar de jade.  Allí encontraron los restos del primer homínido; Lucy, ja devenida en piedra... A su memoria y a los lazos que me unen a ella le dediqué la obra. También unos versos ocultos en la roca, los dejé allí donde los pueda entender...

Juicio arbitrario

En ocasiones, en el momento de tomar una
decisión no gobierna la razón, sino un juicio
arbitrario. Normalmente es funcional, pero
se necesitan años para tomar medidas y dar
por acabado el juego de la propia ilusión.


Escenario del miedo
Desde niño vivo ensombrecido, abrumado
por el miedo; el trabajo como escultor me
consuela; ¡quizá estoy haciendo una muralla
con baluartes para protegerme!

El vacío no es tal



La capilla Turkana. La Comella, 2003. Diversas fases en la construcción. Granito negro, piedra de Sant Pere i Sant Pau, hierro, mortero y hormigón. 5 x 5 x 5 m de diámetro.

El vacío no es tal

En multitud de ejemplos encontramos que el silencio lo llena todo; ¡"sólo el silencio vasta"!
Las voces se retraen hasta perder el sentido, los contextos cambian y los significados se pierden en el sueño. Entonces interpretamos los residuos de la historia y nos llenamos de ambigüedad, especialmente dentro de las artes. Esa vaguedad ha rebuscado en su parte misteriosa y ha creado una línea de pensamiento que nos sitúa en territorios cercanos a la presencia de la nada.
-Estamos atraídos por el vacío, ¡por el señuelo de la ficción!-
El vacío es tan necesario como lo lleno, es una cualidad que emana y soporta las cosas que vemos y sentimos y vibra en el espacio como algo inmaterial. Es una cualidad misteriosa y poética que hemos asociado a lo "sagrado", pero que ahora puede ser mirada des de la perspectiva de la física. Este hecho vinculado a la acción creativa y al misterio, nos ha motivado en dos direcciones: a las presencias inmateriales y altamente comunicativas y a actuar sin consuelo ante las demandas y necesidades espirituales.
Una piedra puede contener todas las inquietudes y en ella podemos delegar las emociones, los sentimientos y las complicidades, quizá con mayor confianza que la que podemos tener con los hombres...

sábado, 9 de noviembre de 2013

La piedra, la palabra.


La piedra y el nicho de la palabra.
La piedra, la palabra.

No hay verdades eternas, dice una piedra negra de 15.000 k. flotando en el aire, sobrevuela sobre nosotros como una nube en la memoria. En las producciones mentales vislumbra el juego de las revisiones permanentes y recibe su gravedad como una realidad inspirada; entonces giramos alrededor de aquella verdad lítica hasta caer vencidos.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Agujero supersticioso




Una plancha de barro utilizada para escribir y después enrrollada formando un documento, como un pergamini antiguo. Hice 17 paquetes como este, después les di esta cobertura de cera y posteriormente los instalé dentro de las 17 piedras del "friso-memoria" de Glíptica.

Agujero supersticioso

Las supersticiones nos acosan; las podemos
vadear por un tiempo, pero tenemos la
puerta entreabierta y volvemos a ellas.
No disponemos de un pensamiento estable, firme,
que exprese los sentimientos como un martillo.
En las predicciones nos quedamos y, dormidos,
un agujero sin fondo nos acecha constantemente…

Glíptica







Diferentes vistas de Glíptica terminada.  2004.2007. Detalles. Piedra de Tarragona, granito de la ex-URSS,  20 x 20 x 8 m. La Comella. Fot. Josep Borrell Garciapons..

Glíptica
Glíptica también es un autorretrato, una reflexión sobre las luces y las sombras; ¡resonancias de aquello que pienso y quizá soy! También es un examen sobre determinados niveles del comportamiento, sobre las incertidumbres y aporías, sobre las necesidades de resolver el enigma que nace y crece en la mente. En ocasiones siento que es como un aullido terrible que me oprime la garganta y no se apacigua nunca.
Todo pesa demasiado y he de soportarlo. Las energías que dedico para resolver las quimeras son considerables; parecen ilimitadas. Me desvelan cada día y al mismo tiempo son la luz que me guía.

La piedra en el centro




Día del montaje; ¡ un día explendido y memorable!

jueves, 7 de noviembre de 2013

Glíptica








Glíptica

·       Si existe una duda persistente y comprometida recae sobre como es la estructura esencial del ser.

·  Si hay una pregunta constante que merece la pena hacerse es ¿quién soy?

·  Si quieres entrar en los torbellinos del cuerpo y de la mente has de intentar hacerte un autorretrato.

Eso quise hacer yo en Glíptica, mirarme como se mira a una piedra y preguntarle: ¿quién soy?
Hice la pregunta durante dos años mientras abría un hueco en la tierra y construía una metáfora.
Tomé la piedra como si fuera mi cabeza y la diseccioné en trozos, tantos como rostros, vanidades, orgullos, bondades y otros aspectos viven en mi. Abrí la puerta de las ideas, cerré los muros de los pensamientos, oculté las actitudes hasta finalizar un proyecto abierto; la piedra quedó suspendida... Mi cabeza quedó como la piedra, seca de contenidos, sólo quedaron plegarias y un dedo quebrado. Después aparecieron las conclusiones que quedaron ocultas en las 17 cajas de la mente; ¡confusas como estaban!

Tomé la piedra como referente que gravita sobre nosotros, adopté sus deformidades y soberbias como si fueran las mías. Con ella hice una arquitectura para el tránsito, el asombro, el misterio y el dolor. ..
Al final tuve que aceptar mi condición material y por ello trazar un trayecto desde el nacimiento hasta el regreso, al punto de origen; ¡tierra o roca distante, cuna de piedra donde se macera el olvido!

Glíptica también es un autorretrato, una reflexión sobre las luces y sombras que proyecto; ¡resonancias de aquello que pienso y quizá soy! También es un examen sobre determinados niveles del comportamiento, sobre las incertidumbres y aporías, sobre las necesidades de resolver el enigma que crece en la mente. Es un aullido terrible que me oprime la garganta y no se apacigua nunca. Las energías que dedico para resolver las quimeras son considerables; parecen ilimitadas. Me desvelan cada día y al mismo tiempo son la luz de la vida.

Los comienzos de la obra fueron duros, no tenía herramientas y tuve que valerme de la retro excavadora como grúa. El desmonte se hizo sobre roca blanda y en la construcción se procedió por fases…